El cuento chino de Ricardo Darín

En esta ocasión sí que vamos a querer que irrumpa en nuestras vidas Ricardo Darín y nos cuente un cuento chino. Porque al final esta película es como eso, como un cuento. De esos en los que el protagonista te va embaucando poco a poco, casi sin querer y al final ya le has cogido tanto cariño a ese gran cascarrabias que sus manías te parecen incluso enternecedoras.

Y es que, aunque no lo parezca, esta comedia dirigida por Sebastián Borensztein parte de un hecho real.  “En un diario vi la noticia de que una vaca había caído desde un avión y pensé: así voy a comenzar mi próxima película”, asegura el director.

Una vaca que cae sobre una barca en la que un hombre chino (Huang Sheng Huang) se está declarando a su novia. Tras la tragedia, decide marcharse a Argentina donde vive un tío suyo. Allí se encontrará con Roberto (Ricardo Darín), un ferretero ermitaño alejado de la interacción con el mundo, pero con una gran solidaridad a la que no puede dar la espalda, aunque intente proponérselo. Así comienza una convivencia forzosa de dos personas que se encuentran en las antípodas del mundo. Dos miradas diferentes que tienen su mayor oposición en su concepción de la vida. El occidental considera que es un absurdo; mientras que el oriental, trata de dar sentido a lo que sucede. Todo bajo la atenta mirada de Mari (Muriel Santa Ana), una muchacha enamorada de Roberto.

Si pensamos en Ricardo Darín, probablemente nos vengan a la cabeza ideas como calma, tranquilidad, paciencia o sencillez. Porque sus películas suelen tratar temas sencillos en la forma, aunque él los dota de un fondo mucho más complejo. Una complejidad de emociones y sentimientos, como los que vivimos en El hijo de la Novia o El secreto de tus ojos, dos de mis títulos favoritos de Darín. Un actor que nos entrega el alma en cada una de sus películas.

Ricardo Darín sonriente ante la prensa.

Como él mismo cuenta, no tiene nada en común con su personaje y, en cambio, “no me ha costado ningún trabajo representarlo, algo que me ha pasado pocas veces: aquí y en 9 Reinas”. La clave puede encontrarse en su buena relación con Sebastián Borensztein, con el que ya había trabajado en televisión y mantiene una buena amistad. “Sebastián y yo hablamos mucho del personaje. De hecho, todos los miércoles nos veíamos en un restaurante y divagábamos sobre Roberto”.

Confiesa que una de las cosas más complicadas, fue encontrar el vestuario perfecto para este ferretero solitario tan desastre que nunca se habría mirado al espejo para comprobar su atuendo. “La clave fue cuando Sebas y yo encontramos un guardapolvo gris. El guardapolvo gris, que terminó adoptando muchas significaciones”. 

El otro gran reto interpretativo de esta cinta lo protagoniza Huang Seng Huang. “Su desafío era hacer como que no entiende nada durante toda la película, aunque hable perfecto español y llevara 18 años viviendo en Argentina, sobre todo para que no le delataran los gestos inconscientes”, cuenta Sebastián. “Pero si hasta creo que nació en Murcia”, apunta Ricardo.

En definitiva, una película llena de soledades y emociones, que consigue provocarnos una sonrisa ante las cosas más trágicas.

Ficha Técnica
Año de producción:  2011
Nacionalidad: Coproducción Hispano-Argentina
Duracción: 100 min. aprox.

Por Diana Garrido. Foto cartel Alta Films, principal Nani Ramírez.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s