Entrevista a Carlos Areces y Raúl Cimas, actores de Extraterrestre.

Actores de Extraterrestre de Nacho Vigalondo. Foto de Alba Cantón

12 de octubre. 12 de la mañana. Un solazo impresionante inundaba Sitges. Los más listos aprovechaban la jornada festiva para pasarlo en la playa. Los amantes del celuloide hacían cola para entrar al cine. Yo tenía entrevista con los actores y director de Extraterrestre a esa hora. Entré en la terraza del Meliá con prisa y me “atiré en plancha“ literalmente (esto es de manchega para manchegos así que haré uso de la jerga con orgullo) a Raúl Cimas que caminaba junto a Nacho Vigalondo. ¡Oye, que tengo una entrevista con vosotros ahora! Y así era, efectivamente, como pensaba que sería. Pues me habían dicho que se la haría a los tres a la vez. Y así me la había preparado. Una serie de preguntas generales poco serias para los tres.  Pero, ¡oh, no! cuál fue mi horror cuando la representante me hizo sentar junto a los actores y se llevó a Nacho diciéndome que le entrevistaría más tarde. No tenía preparado este imprevisto. Para nada. Me invadió un ligero temblor de piernas. Intenté ponerme seria y le di al Rec. Sin preguntar nada, comenzó la fatídica entrevista… o los diez minutos más largos de mi vida. 

 Cimas: Vamos a aprovechar que no está Nacho para comentar que esto de los festivales está un poco amañado. A nosotros nos lleva sólo por España y a Julián Villagrán por EE.UU.

Alba: Ah… (¿Esto va en serio?)

Areces: ¿Qué te parece? A mí ni me parece medio bien… Si nos puedes hacer una pregunta sobre eso, estaría bien… y sobre lo que nos queda por cobrar.

Alba: Vale, a ver si así se da (el director) por aludido…(Sin saber qué se puede responder a eso, se lanza, por otro lado) A ver, la primera pregunta va un poco sobre Sitges. No sé si habéis estado aquí más veces.

Areces: Yo creo que es la primera vez, desde luego…

Cimas: Yo vine una vez con Antonio Canales…

Areces: (Gran carcajada. Se mea de risa) Hace unas semanas… ¿puede ser?

Cimas: Pero guay… Sí. El  se lo conocía bastante bien. (Se ríe mucho. Parece ser el chiste más gracioso del mundo).

La entrevistadora no se ríe… no lo pilla. Lo jodido es que ahora transcribiendo la entrevista se da cuenta del terrible pastel…

Alba: ¿Y no habéis visto películas ni nada? (Dándole ahí con lo mismo…)

Areces: Sí, yo he visto alguna. Claro es que yo llevo aquí toda la semana. Estuve viendo ayer Melancholia de Lars Von Trier.

Alba: ¿Y qué tal?

Areces: Yo me aburrí un poquito.

Alba: (Tono totalmente incrédulo) ¿¿¿Ah sí???

Areces: Sí. (Rotundo). También es verdad es que tengo menos aguante para ver una película a las 11 de la noche que a las 12 de la mañana. Y encima estaba en todo el meollo, osea, empezó a hervir un vapor allí de los sobacos de toda la gente que tenía alrededor y a la media hora quería morir. (Con esto sí te ríes ¿eh?) A la media hora todavía quedaba una hora y tres cuartos de película y se me hizo eterna. Quizá no era el mejor día para verla. También he visto la de Balagueró que me gustó mucho y la de Emergo que me lo pasé muy bien.

Cimas: A mí no me gusta el cine…

Alba: (Mierda, y ahora qué digo…) ¿No te gusta el cine? Entonces ¿cómo ha sido la experiencia de rodar una película?

Cimas: Mala.

Alba: Un sufrimiento, ¿no?

Cimas: Muy mala. No, es que llegué anoche, no me ha dado tiempo a nada. (Ellos también tantean, no saben hasta qué punto ser serios o no).

Alba: ¿Y el preestreno fue anoche?

Areces: No, es esta noche. Así que no te preocupes que aún tienes tiempo de verla.

Alba: No, si ya la he visto. La ví en San Sebastián.

Areces: Ah, que vienes informada…

Alba: Claro.

Cimas: Oye, que es de Argamasilla de Alba… no sabes…

Areces: Ahhh…

Cimas: Chaval…

Alba: ¿Tú de dónde eres? (Vengah…)

Areces: Yo de Madrid.

Alba: (Ultrasorprendida) ¿Ah sí?

Areces: Yo soy el único que no soy de Albacete. Así que eso de lo del grupo de Albacete se va a ir acabando ¿eh?

Cimas: ¡Pero que te hiciste como artista en Cuenca…!

Alba: Ah, pues si estudiaste en Cuenca… (Arrebañando pa la tierra).

Areces: Estudié en Cuenca, pero eso qué tiene que ver…

Alba: Algo tiene…

Areces: Yo el arte que tengo me viene de familia… Porque tengo una tía coplera y entonces me viene de ahí. Pero no tiene nada que ver con Cuenca…

Alba: (Si ellos supieran de qué prima coplera tengo yo la sangre… Fumando espero.) Miro a Raúl. ¿Ha sido tu primer papel tan largo en un largo?

Cimas: Sí. Muy buena experiencia.

Areces: (Le corta) Ahora pregúntame a mí qué tal la experiencia de su primer papel largo. Mala, muy mala.

Cimas: ¿Por qué? Bueno pero si la pregunta era para mí y a ella ni le has dejado preguntarte… Pero bueno, contesta tú…

Areces: Cuando alguien tiene tanta experiencia como yo, contar con gente que es primeriza… Tú necesitas alguien que te dé las réplicas con una intensidad… necesitas una motivación. Y claro, si lo que tienes enfrente es a Raúl… No sé qué decirte…

Cimas: Para mí sin embargo trabajar con Carlos Areces (pone voz infantil) ha sido como, no sé, algo muy grande. Como la sonrisa de un niño… No se puede explicar.

La periodista no se mete en el rollo irónico. Le cuestan las respuestas rápidas, irónicas y agudas…

Areces: Para mí trabajar con Raúl ha sido como la mierda.

Silencio.

Alba: Sin más.

Cimas: ¿Ves? (Me mira) Siempre da una de cal y otra de arena.

Areces: Para que no se acostumbren.

Alba: (Intenta salir de ahí)… A ver, qué más…

Cimas: Es mi primer papel largo…

Alba: (Salvada… a medias). ¡Eso!

Areces: Y además es tu primera entrevista… compórtate. Por favor Raúl.

Alba: (Mierda, ya estamos).

Cimas: Ha sido genial y estaba acojonao.

Alba: ¿Por qué?

Cimas: Después de leer el guión llamé a Nacho y le pregunté, ¿por qué no pillas a un actor de verdad? Y él me dijo que no había dinero.

Areces: Dile que no es cierto que se lo dijiste un poco con la boca pequeña.

Alba: ¿Y cómo conocísteis a Nacho?

Areces: (Se miran dudosos…) Pues grabando un sketch. A Nacho la primera vez que lo ví fue grabando un sketch.

Cimas: Yo no. Fue en los Oscars, cuando lo nominaron a los Oscars.

Areces: Ah, coño es verdad.

Cimas: En esos momentos yo era reportero con Buenafuente y fui a esos Oscars. Nos corrimos una juerga ya por allí por Los Angeles.

Alba: Ahora lo entiendo todo.

Cimas: A ver si la repetimos con Extraterrestre.

Alba: Extraterrestre me pareció una película grabada como entre colegas. Parecía como que os conocíais todos de antes.

Areces: Menos Michelle. No sé si Julián y Nacho la conocían de antes… pero yo no. Sé que la tenían en mente pero…

Cimas: Yo sí la conocía.

Areces: ¿Ah sí? ¿Y por qué vas conociendo gente por ahí, qué has hecho por ahí sin mí? Sí, era un ambiente bastante familiar. Michelle Jenner que es muy profesional rebajó un poco su imagen para coincidir con la nuestra.

Cimas: Grabamos todo en un mes en un piso de Lavapiés.

Areces: En el que el cuarto de baño no tenía puerta. Eso nos unió bastante.

Cimas: De ahí que parezca que somos todos amigos porque vivíamos como en un campamento, como en una beca Erasmus. Pero con menos dinero que con la beca…

Alba: Y ¿cómo os llega el guión? ¿Qué pensáis cuando véis esa historia?

Areces: Pues yo cuando veo el guión lo primero que hago es leer mi personaje y preguntarme por qué cada vez que hay un personaje incómodo, repugnante y grimoso alguien piensa en mí.

Alba: ¿Y no le preguntaste a Nacho?

Areces: No, preferí que no porque por otra parte dicen que me van a pagar… Así que me callé la boca.

Cimas: Claro tío, la película se puede vender como la película en la que Carlos Areces no sale desnudo.

Areces: La primera película en la que no enseño el culo.

Alba: Lo cual no está mal.

Areces: Sí, es que hay gente pa tó. Digo yo que a alguien le dará morbo, ¿no? Carlos Areces vestido… (uoh, ¡oh!)

La periodista por fin parece reírse un poco más cómoda.

Cimas: Y yo pues al leer mi papel dije: “Jolín, otra vez hago de héroe de acción“.

Alba: Tampoco es para quejarse…

Cimas: Ya, pero estoy un poco harto…

Alba: ¿Por qué?

Areces: ¿Temes el encasillamiento?

Cimas: Claro.

Alba: Bueno, pero va ascendiendo el personaje, ¿no? (¿Qué quería decir con esto?)

Cimas: Sí, me encantaba. (Me mira extrañado).

Alba: Oye, ¿y hay improvisación de algún tipo?

Areces: Más bien cero. Sí que es verdad que Nacho hay cosas que se le ocurren allí en el set. Pero cada pequeño gesto que hacemos los actores es una indicación de Nacho. Tiene muy claro lo que quiere que transmitas en cada momento. Entonces ahí tu te quedas un poco así porque no quieres más vino pero le lanzas la mirada esa de arquear las cejas… Te va marcando todo. Un ninfómano. Te va indicando todo. Es muy porno, es muy peligroso. (¿Estoy oyendo lo que estoy oyendo?)

Cimas: Bueno eso es en su caso. Es un actor al que hay que indicarle todo. Yo trabajé con mucha libertad.

Alba: ¿Improvisaste todo el rato?

Cimas: No, pero enseguida le daba a Nacho lo que quería a la primera.

Alba: Ah, muy bien.

Areces: Estás quedando mejor que yo, mierda…

Cimas: Claro, como mucho más gracioso, como más pizpireto. Pero no se me ve.

Areces: Pero bueno, luego podas la entrevista, ¿no?

Alba: Sí, luego lo cambio. Me inventaré cosas… (Trato de entrar en su juego ahora que se acerca el final).

Cimas: ¿Se llama así tu sección? ¿Adultos raros? Oh yeah, motherfucker…

Alba: (Pasa directamente, está pensando en otras cosas.) ¿Tenéis más proyectos próximamente? (Tantas veces recurrida pregunta.) Bueno, tú no paras por ejemplo… (Mirando a Carlos Areces y dándole la bienvenida al club megatrix).

Areces: Sí, voy a entrar en Aguila Roja, ¿cómo te quedas?

Alba vuelve a cagarla, vuelve a caer en la espiral de no saber si hablan en serio o no. Jamás ha visto esa serie.

Areces: Luego tenemos un programa de sketches preparado.

Alba: ¿Aparte de Museo Coconut?

Cimas: Sí, lo estamos preparando ahora. Tipo Muchachada Nui y La Hora Chanante,  ya veremos cómo se llama…

Alba: (Ultraemocionada). Ah, ¿pero enserio?

Ambos: Sí. (Oh, no, se han dado cuenta) Para Neox.

Nos despedimos y se marchan riéndose de Antonio Canales.

Por Alba Cantón


¡Azafatas y más azafatas! Hoy se estrena la serie “Pan Am”

Esta noche en Canal + 1 podremos subir a bordo de la nueva gran apuesta de la ABC americana, “Pan Am”, un drama ambientado en los años 60 sobre los pilotos y azafatas que hicieron junto a la famosa compañía americana, la forma más glamurosa de volar. Un glamour que ya se pudo sentir el pasado sábado día 21 de Octubre en la premier que la serie hizo en Madrid en el marco del III Festival de Series de Canal + en los Cines Proyecciones, en el que además, el público pudo ver avances de los estrenos que nos vienen del otro lado del charco. Entre ellas, ésta de altos vuelos, creada por Jack Orman, productor de Urgencias o JAG, alerta roja.

Pan Am” es una serie arriesgada, sutil y provocativa, que supone el primer papel protagonista en televisión de Christina Ricci, un papel del que sale con un notable alto y que le viene como anillo al dedo. Interpreta a Maggie Ryan, una joven dueña de su propia vida y sin miedo a romper las reglas de su sociedad (está suspendida de empleo por no llevar correctamente el uniforme). Una joven fuera de su tiempo que trabaja de azafata porque este empleo le da alas para conseguir lo que se propone. A Ricci la acompaña un elenco de azafatas bellísimas (Karine Vanasse, Kelli Garner o Margot Robbie) de las que iremos descubriendo los verdaderos motivos por los cuales se subieron a un avión y se convirtieron en las mujeres más deseadas del mundo, azafatas entrenadas para controlar cualquier imprevisto sin despeinarse y sin que se les arrugue el uniforme.

Y es que “Pan Am” recuerda a primera vista a la más que premiada Mad Men, por su ambientación del Nueva York de los años 60, su estilo, su forma de contarnos la historia a través de la vida personal de cada una de las azafatas (lo cual da mucho juego para incluir diferentes géneros)… Pero hasta ahí la similitud. Aquí dejamos el mundo de hombres a un lado para meternos de lleno en un mundo de mujeres. Un mundo donde son ellas las que dan de beber y fumar en el avión, las que ahuecan las almohadas para dormir mejor (por supuesto son los años 60 y son azafatas), pero también son ellas las que deciden su destino, las que juegan a ser espías, las que consiguen un amante en cada aeropuerto, las que son portadas de todas las revistas y las que son el centro de todas las miradas en un mundo dominado por hombres.

Veremos cuánto combustible tienen los creadores y guionistas para llevarnos en este viaje. Yo me he subido al avión y deseo ver cómo aterriza y ver qué nos depara el lado oscuro de cada personaje…o siendo sinceros, la belleza de esas azafatas no se olvida fácilmente. De momento os dejo con las cuatro azafatas con sus uniformes azules, contoneándose elegantemente hacia el avión seguidas por la atenta mirada de una niña a través del cristal deseando ser de mayor azafata de la Pan Am.

Por Javier Fernández Valera.

Ficha Técnica

Título original: PAN AM
Año producción: 2011
Nacionalidad: EE.UU.
Género: Series/ Drama
Intérpretes: Christina Ricci, Mike Vogel, Michael Mosley, Karine Vanasse, Annabelle Wallis, Kelli Garner, Margot Robbie
Duración: 60 minutos
Director: Thomas Schlamme



“Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio”

Por fin podemos ver en la gran pantalla las aventuras de Tintín, el personaje creado por el célebre belga Hergé (Georges Remi) allá por los años 30. Un personaje muy conocido, sobre todo en Europa y muy querido, tanto por los lectores de sus aventuras como por aquellos que no son asiduos al cómic. Y no podía ser otro que Spielberg el encargado de dar vida al célebre reportero. La película llega 30 años después de que el director de E.T. se hiciera con los derechos de la historia.

Con la colaboración de Peter Jackson, director de la trilogía de El señor de los anillos, y de su inseparable John Williams, como autor de las músicas, Steven Spielberg vuelve a embarcarse en una gran producción de aventuras. Así, el autor de Indiana Jones saca de nuevo el Peter Pan que lleva dentro y da rienda suelta la imaginación, con escenas imposibles y magníficas persecuciones que en numerosas ocasiones recuerdan precisamente a la saga interpretada por Harrison Ford.

Para ello, han optado por un magnífico 3D que, en ocasiones parece salirse de la pantalla, y por utilizar íntegramente la técnica de motion capture, por la que los movimientos de los actores son trasladados a la animación. El resultado es fantástico y logra espectacularmente dotar a los personajes de aspecto y gestos bastante naturales. Son especialmente buenos los de Sakharine y el Capitán Hadoque, con expresiones faciales muy humanas. De hecho, este último ya se ha convertido en todo un experto de esta técnica, tras el Golum de El señor de los anillos, el King Kong de Peter Jackson o el gran chimpancé César de El origen del planeta de los simios. Aunque Tintín tampoco sale mal parado, porque ¿quién no ve al adorable Jamie Bell en los ojos de Tintín?

El proyecto de Spielberg y Jackson está concebido como una trilogía con un argumento bastante fiel a las historias de Hergé. En esta primera entrega se englobarían los 3 primeros libros: El Cangrejo de las Pinzas de Oro, El Secreto del Unicornio y El Tesoro de Rackham el Rojo.

En Las aventuras de Tintín El secreto del unicornio, el joven reportero Tintín (Jamie Bell), con la ayuda de su fiel perro Milú, del Capitan Hadoque (Andy Serkis) y de los caóticos detectives Hernández y Fernández (Simon Pegg y Nick Frost), tiene que encontrar El secreto del unicornio, un barco hundido en el que se encuentra un tesoro y una antigua maldición, para evitar que sea el villano Sakharine (Daniel Craig) el que llegue primero.

Sony Pictures presenta una de las películas más esperadas.

Por Diana Garrido.

Ficha técnica:
Dirección: Steven Spielberg
Intérpretes: Jamie Bell, Andy Serkis, Daniel Craig, Simon Pegg y Nick Frost
Año de Producción: 2011
País: Estados Unidos
Duración:  109 min.


Javier Vázquez nos propone dar la vuelta al mundo sin salir de Madrid

El barrio madrileño de Lavapiés aglutina la tasa más elevada de concentración de etnias por metro cuadrado de España, y probablemente de Europa. Es de sobra conocido por su atractivo cultural, y se presenta como una pequeña “Torre de Babel” en la que conviven personas de todas las partes del mundo. Además, y hasta el próximo domingo, Lavapiés ofrece la oportunidad de hacer un recorrido cultural de lo más completo a través de la gastronomía más representativa de 11 países. Y lo mejor: en forma de tapa.

Javier Vázquez es uno de los responsables de la revolución que está viviendo el ambiente de tapeo en el barrio de Lavapiés. Nos confiesa que la idea de organizar una ruta multicultural de la tapa surge de conversaciones entre amigos. Y una vez superado el trago de conseguir financiación (a cuenta del Ayuntamiento de Madrid fruto de subvenciones), les viene a la mente el nombre “Tapapiés”, sin duda un ingenioso gancho que les está trayendo muchos éxitos. “Es indudable que el gancho principal de esta iniciativa es el nombre. Pero también contamos con dos características más que hacen única a esta ruta de la tapa: el precio y el carácter multicultural”, afirma Vázquez degustando una deliciosa tapa italo-palestina.

La tapa, que cuesta un euro, puede acompañarse de lo que cada uno desee. “Es interesante configurar tu propia ruta y probar cosas diferentes cada día”, comenta mientras observa asombrado el ambiente que hay en el barrio en un día de semana de mucho frío en la capital. La organización, que preveía una afluencia general de 30.000 personas, vio cómo sólo durante el primer fin de semana se vendieron 45.000 tapas y se descargaron hasta 35.000 planos. Una inyección económica considerable para el barrio, y un remordimiento atroz de todos los locales que decidieron quedarse al margen de esta iniciativa. De hecho, muchos de ellos están ofreciendo ofertas similares viendo la capacidad de atracción que ha tenido este evento.

Tortilla de lacón con grelos (O Pazo de Lugo); Sushi California Rolls (Museum café & más, japonesa); Kepe con tapenado (Achuri, italo-palestino); ‘Fusión pincho’ (Fantástico, indio); y cuscús de cordero (Farida, argelino).

“Lo verdaderamente interesante de este experimento es ver cómo sería una tapa en Tailandia o en Suecia si existiera este formato en esos países”, comenta Manuel Díaz, jefe de prensa de Tapapiés. “Además del flujo del propio barrio, se está desplazando hacia aquí gente que nunca sale por Lavapiés, del mismo modo que atrae a extranjeros”, añade tras cruzarnos con un grupo de italianos con un plano de la ruta de la tapa en la mano. Y por conocer cultura a través de la comida, que no quede fuera la española: desde fabada asturiana hasta una buena selección de ibéricos. Quizá muchos de los bares no estén preparados para acoger tanta demanda, y muchos de los establecimientos pueden llegar incluso a ser incómodos si reúnen a mucha gente. Pero este viaje gastronómico es un recorrido digno de mención en toda regla.


Por Vicente Rodrigo. Fotografías: Paula Gómez.

Encontrarás más información en la web de Qué hacer hoy en Madrid.


Crítica de “Eva”

Después de la buena acogida que obtuvo en Sitges y Venecia, “Eva” ha generado muchas expectativas. La historia, que cautiva al espectador en un principio, se convierte en un melodrama en el que los paisajes helados de las localizaciones pueden terminar por dejar frío al público en todos los sentidos.

La idea del director, Kike Maíllo, de crear una estética en el año 2041 similar a la película Super 8 puede sonar disparatada; pero en el momento en el que Lluis Homar se presenta como un robot último modelo programado para ser una especie de mayordomo propicia más de una carcajada. Y el caso es que a Homar te lo vas creyendo a lo largo de la historia; no tiene tanta suerte Daniel Brühl, inexpresivo hasta cuando sucede la mayor de las tragedias. Alberto Ammann y Marta Etura sacan a flote el filme, mientras la debutante Claudia Vega  se defiende. Además, en palabras del director “no se quejó ni una sola vez en el rodaje”.

El atrayente argumento de poder crear a un robot perfecto a imagen y semejanza de un niño real cae en picado en detrimento de un melodrama de amores y desamores. En palabras de Kike Maíllo: “Cuando acabé de estudiar en la ESCAC estaba mucho más enamorado de las historias que de las máquinas, pero seguía soñando con rodar una película ligada a la fantasía, a la ciencia ficción”. Y quizás por eso Kike haya preferido enlazar este drama con una historia de antaño de primeros amores que dejaron huella y en la que la “crónica de una muerte anunciada” se extiende in extremis a lo largo de los últimos quince minutos de metraje.

Marta Etura interpreta a Lana, una científica en busca del robot humano perfecto.

Por Paula Gómez.

Ficha Técnica
Dirección:
Kike Maíllo
Intérpretes: Daniel Brühl, Marta Etura, Alberto Ammann, Lluís Homar, Claudia Vega, Anne Canovas, Sara Rosa Losilla, Manel Dueso
Año de producción: 2011
Nacionalidad: España
Duración: 97 min


Crítica de “Tímidos Anónimos”

Angélique es contratada como comercial en la fábrica de chocolate de Jean-René. Dos tímidos casi enfermizos que comienzan una historia de amor en la que tienen que luchar contra la falta de confianza en sí mismos.

“Tímidos anónimos” está siendo todo un éxito en su país, recaudando ocho millones de euros, curiosamente la misma cifra que obtuvo la inolvidable Amélie. La película es todo aquello que se espera viendo el tráiler, o leyendo la sinopsis: una historia de amor sencilla y entretenida con sabor a La France.

Ubicada en el París más dulce, con el chocolate como la pasión común entre sus protagonistas, esta película narra un amor muy especial entre dos personas tan parecidas en sus defectos que les resulta casi imposible avanzar en su relación. Dos tímidos extremos a los que les cuesta horrores expresar sus sentimientos o mostrar gestos de cariño hacia los demás. Ambos tratan de encontrar una “cura” a su defecto. Angélique frecuenta un grupo de terapia, “Tímidos anóminos”. Mientras, Jean-René acude a un psicólogo que le proporciona medidas para perder sus miedos.

Esta peculiaridad de los personajes hace que se den situaciones muy divertidas. A Isabelle Carré el papel le viene como anillo al dedo. Benoît Poelvoorde es su partenaire. El protagonista perfecto para el filme.

Dirigida por Jean-Pierre Améris, “Tímidos anónimos” es una comedia llena de indecisiones, nervios, desmayos y extravagancias. Aunque puede pecar de ser previsible en algunos momentos, la película deja un buen sabor de boca, tan bueno como el del chocolate.

Por Patricia Olivares.

Ficha técnica
Dirección:
Jean-Pierre Améris.
Intérpretes: Benoît Poelvoorde, Isabelle Carré, Lorella Cravotta, Lise Lamétrie, Swann Arlaud, Pierre Niney, Stephan Wojtowicz, Jacques Boudet.
Año de producción: 2010
Nacionalidad: Francia
Duración: 80 min


El placer de dirigir de Nacho Vigalondo

Nacho Vigalondo. Foto de Alba Cantón

Tuve tiempo de comer, de ver media Gantz II, de terminar una biografía de Frida Khalo y de pasear el vestido azul una y otra vez por la terraza del Meliá esperándole. Pero es que, ¡no tuvo ni un momento! Fotos, cámaras de vídeo persiguiéndole, entrevistas interminables… Ya estaba anocheciendo cuando se me acercó disculpándose. Ante mí, el reto: tratar de evitarle OTRA entrevista más, de que respondiera a las mismas preguntas entre las que seguramente llevaba 7 horas. Parecía cansado y yo también. Así que le miré cómplice, enchufé la grabadora y empezamos a, simplemente, charlar.

Festival de Sitges. ¿Vienes de promoción siempre o has podido venir alguna vez sólo a ver pelis?
Me da rabia reconocerlo pero siempre he venido aquí con películas. Por circunstancias de la vida nunca he podido venir como fan. Hubiese querido muchos años pero siempre se juntaba algún asunto en el último momento, laboral o económico. Entonces, bueno, siempre tuve una deuda con este festival que resolví trayendo películas. Osea que es una manera de equilibrar las cosas. Lo que pasa es que trayendo películas lo que no haces es ver películas de otros. O ves muy pocas.

¿No te ha dado tiempo a ver nada?
Ayer pude ver Emergo. Y, vamos, me parece una gozada. Sobre todo en un año en el que ya parece que el cine español está ¿consolidísimo?

¿Consolaridadísimo?
De repente descubrimos que no existe esta palabra.

 (Nos reímos. No nos sale. Tras varios intentos sí. Consolidadísimo). 

 Es un poco la comidilla del festival, ¿no? Como que ya no es algo reseñable que haya muchas películas españolas de calidad. Es un sentimiento muy emocionante. Además, es un género muy delicado porque ya está muy explotado, entonces cuesta añadir algo nuevo al género en el que participa Emergo pero hay bastantes detalles muy interesantes en la película que la hacen única. Hay un juego con píxeles en pantalla y hay una alusión a la altura del mundo fantasmal con respecto al terrenal que me pareció muy gracioso. Se explica que hay una altura de 90 cm del mundo fantasmal con respecto del nuestro. (Se ríe emocionado con la idea).  Cosa que me parece una idea de Noguera.

Totalmente. (¡Qué ganas de verla…!) ¿Habrá una promoción para Extraterrestre tipo el  Cronojuego? ¿Un Extrajuego?
Ojalá. Bueno, ojalá no. Lo va a haber, lo va a haber. Es un recuerdo tan bueno que tengo del Cronojuego como el de la película. Después del estreno de Cronocrímenes tenía tantas ganas de hacer otra película como de hacer otro juego para internet. Hasta el punto de que me hubiera gustado hacer un juego para internet sin necesidad de que estuviese vinculado a la promoción de una película.  Es que es divertidísimo. Tiene la emoción de estar aparentemente explorando un lenguaje nuevo. No solamente quiero repetir la experiencia sino también mejorarla y depurarla. Corrigiendo los fallos que tuvimos en su momento.

¿Se sabe ya cuándo será el estreno de Extraterrestre?
A principios de año pero la fecha no está clara.

Te voy a hacer una pregunta que siempre he querido preguntarle a un director de cine que haya hecho esto. El hecho de actuar y dirigir a la vez, ¿cómo lo llevas? Tanto en 7.35 de la mañana como en Cronocrímenes apareces… O tienes a un primero de dirección muy bueno o estás tú a todo…
Intento trabajar en un entorno muy cómplice a base de repetir con la gente. Tengo una relación muy sólida, mi ente de dirección es el mismo siempre. Y en ese sentido ayuda. Por otro lado, tal y como me planteo el rodaje todo está definido antes. Tanto porque el cuerpo me lo pide como porque las condiciones del rodaje no son las más volubles y uno tiene que rodar equis planos en un día porque no hay mucha pasta, o no hay  muchos días, o no podemos tener mucho tiempo la localización.. es más a tiro hecho. Y para bien o para mal es el estilo que me está definiendo. A partir de ahí ya todo está hecho de antemano. Llegar al rodaje es ejecutar un plan que ya está definido y como mucho hay que improvisar soluciones a los problemas que nos van surgiendo. Pero eso también ayuda que puedas salir de repente en la pantalla. Pero tampoco lo quiero convertir en una costumbre. Nunca fue para mí una costumbre el salir en pantalla. Y de hecho, si bien empecé como actor y en mis primeros cortos yo me tomaba más enserio como actor que como director he aprendido a enamorarme del lenguaje audiovisual hasta el punto de disfrutar menos los días en que yo en Cronocrímenes estaba delante de la pantalla que los días es que estaba solamente detrás. El placer de dirigir que llega un momento en el que estar delante de la pantalla era un esfuerzo extra que no disfrutaba. Si está todo claro tienes más margen de maniobra.

A la hora de escribir el guión de Extraterrestre, ¿tenías pensado quién querías que interpretaran a tus personajes o surge después?
Me gusta tener más o menos claro quién va a hacer de cada personaje porque me gusta adecuar mucho el guión a los personajes hasta el punto de que la última versión de guión está hecha después de los ensayos con ellos. Para acercarme mucho más a lo que ellos pueden dar en cada secuencia. Adaptarlo a los gestos, todas las sutilezas que puedan dar ellos. Por ejemplo, el personaje del vecino no sería así si yo no conociera a Carlos Areces de antemano. Lo mismo con Julián Villagrán. Quien entró a través de cásting fue Michelle Jenner. En un principio no había claro que ella fuese quien hiciera el personaje porque el perfil que yo imaginé para la actriz no tenía el perfil que da ella pero hizo un casting que me enloqueció. A mí y a Julián. Hicimos el cásting con ella y nos cautivó al instante.

Ovni sobre Sitges

Hubo mucha química entre los actores…
Hubo una química magnífica. Julián estaba preocupado porque decía:  “Una mujer como Michelle jamás tendría un romance con un hombre como yo“. Pero no solamente eso sino que teníamos que parecer que fuera creíble que Michelle fuera novia de Raúl Cimas cuando no encaja ni la edad ni el tamaño de los cuerpos. (Lo escenifica con un gesto y me sonríe) Sin embargo cuando los vimos juntos todo funcionaba.

 Sí, si sí… ¿Por qué no? (Recuerdo la película, recuerdo a Raúl y  Michelle, y no sé por qué pero aunque dudé al principio luego me cuadraban perfectamente) 

¿Cuántos cafés caen al día? ¿Cuántos llevas hoy? (Yo, apasionada del café, él al que ya le he visto pedir tres o más. Duda.)
Estoy intentando no reprimir mi adicción al café pero sí dosificarlo de manera más inteligente. Porque creo que la cantidad de café que cada uno puede tomar al día es muy limitada. No puedes tomar más de cinco cafés al día el sexto ya no sabe a café. Ya sabe a otra cosa. A partir de ahí me gusta mucho dosificar el uso del café  a momentos muy útiles del día o puntuales. Por ejemplo, si sé que tengo que escribir por la tarde, no me tomo un café por la mañana. Me lo tomo justo antes de arrancar a escribir. No aumento mi dosis de café diario. Intento hacerlo de una manera inteligente.

 ¿Que es más o menos…?
No suelo dar números en las entrevistas…

 (Nos lanzamos un par de sonrisas desafiantes… Corto y cambio.)

¿Te apetecería rodar fuera de España? Tanto Hollywood, Asia… ¿Te llama la atención? ¿Te lo has planteado alguna vez?
No. No veo un atractivo extra en rodar fuera de España. Lo que sí es que me gustaría es rodar un guión que pida que sea rodado fuera de España. Lo que sí que quiero es poder tener la oportunidad de poder grabar cualquier cosa. Pero el punto de partida nunca es elementos secundarios como la nacionalidad del proyecto sino la historia en sí. No pienso rodar en Japón, pero si recibo un guión o lo escribo, de una historia que tiene que ser rodada en Japón pues quiero ir me voy para alla. En principio siempre es la historia, no lo otro.

¿Has ido alguna vez a un karaoke fuera de España?
De hecho creo que he ido a más karaokes fuera de España que en España. Claro.

 (Me lo imaginaba…).

Bueno, pues cuéntame cuál ha sido el mejor…
Recuerdo  un karaoke en Japón en el que era imposible reconocer ninguna de las canciones que estaba en la lista. Entonces eso se acercaba a la esencia del karaoke más pura. La pureza absoluta del karaoke, que es el desastre anunciado, la catástrofe asegurada.Pidas lo que pidas no vas a saber cuál es la canción, ni siquiera vas a saber leer lo que aparece en pantalla. Va a ser un ridículo a sí o sí y a partir de ahí estamos en el núcleo de lo que es un karaoke. Es el fracaso elevado a la máxima potencia.

¿Eso pasó?
Claro, por supuesto. Lo de triunfar en un karaoke no tiene sentido.

 Me quedo con ganas por preguntarle por los karaokes en China. Pero las connotaciones que eso conlleva y la pesadez de las horas que han pasado me impiden saber si pillará el tono irónico. Le agradezco su tiempo. Nos despedimos. Hasta la próxima… Un placer escucharle, tanto su voz como manera de expresarse… Creo que ha sido una de las entrevistas que menos me ha costado transcribir… Lecciones del séptimo arte.

Por Alba Cantón