Crítica de “Fuga de cerebros 2”

El espectador que va al cine a ver Fuga de Cerebros 2 sabe muy bien lo que se va a encontrar. No seamos hipócritas. Lo escatológico, el sexo y las locuras que esta panda de inadaptados pueden llegar a realizar son, cuanto menos, graciosas. No nos podemos rasgar las vestiduras porque veamos en pantalla a un parapléjico que utiliza velcro adhesivo en sus piernas, con la intención de disimular su inmovilidad en una primera cita, y que después, toleremos la gran cantidad de barreras arquitectónicas que hacen más difícil, si cabe, el día a día de estas personas. Eso es lo verdaderamente ridículo.

Partiendo de esa base, es de recibo decir que el film utiliza un argumento pobre y carente de sentido para enganchar con la primera parte. El hermano del anterior protagonista sufre su misma situación amorosa; al acabar el instituto la chica a la que nunca declaró su amor se va a estudiar a Harvard. A partir de ahí la historia se repite; los chicos se presentan en la universidad para conseguir que su amigo logre promulgar su amor a los cuatro vientos. Los problemas que se encuentran por el camino, y que la pandilla intenta solucionar, ponen el toque de humor a una cinta que en ocasiones resulta reiterativa en la utilización de los recursos.

Respecto a las interpretaciones, el nuevo director, Carlos Theron, ha decidido sustituir el tirón de los anteriores protagonistas (Mario Casas y Amaia Salamanca) para recurrir al polifacético Adrián Lastra y a Patricia Montero, ambos correctos. Alberto Amarilla vuelve a aparecer convirtiéndose en protagonista absoluto de cada una de las escenas en las que aparece. Sin ninguna duda el personaje de Chuli al que representa será el más aclamado por los espectadores. Respecto al cameo del decadente David Hasselhoff hay que decir que pasa totalmente inadvertido si tenemos en cuenta publicidad a bombo y platillo que se le ha hecho a su aparición que, por cierto no supera los diez minutos en toda la cinta.

Adrián Lastra y Paula Prendes en Fuga de cerebros 2.

En conclusión, Fuga de Cerebros es una película para pasar un buen rato, graciosa por momentos pero que no tiene ningún tipo de trasfondo, lo que no quita le quita ningún mérito. Y es que tal y como dice Alberto Amarilla, “cuando no hay amor, humor”.

Por Guillermo Lerma.

Ficha Técnica

Director: Carlos Therón
Intérpretes: Adrián Lastra, Patricia Montero, Alberto Amarilla, Gorka Lasaosa, Pablo Penedo, Canco Rodríguez
Nacionalidad: España
Año: 2011
Duración: 106 min.
Distribuidora: Universal Pictures España.



Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s