Preestreno Internacional: We need to talk about Kevin

Aún no se ha estrenado en nuestro país pero We need to talk about Kevin ya está cosechando premios, especialmente los otorgados a la actriz Tilda Swinton este fin de semana. Mejor Actriz en los certámenes National Board of Review y los Premios del Cine Europeo. 

Hablaremos de la película pero sin revelar demasiada información, mejor para el visionado y degustación para el espectador. La película comienza de una manera muy extraña, con una secuencia que no tiene nada que ver con el resto de la película. La protagonista, Eva Khatchadourian (Tilda Swinton) se encuentra en medio de una guerra de tomates, que se puede fácilmente confundir con sangre, en el festival de la Tomatina en España. Esta escena invita al espectador a meterse de lleno completamente en lo que está por venir: Confusión y la intriga de averiguar qué es lo que les está pasando realmente a los personajes, hace que la audiencia se mantenga sentada al borde de su asiento para saber qué ha pasado y… pasará.

 La película cuenta dos historias distanciadas en el tiempo que se interconectan entre sí en relación con un acontecimiento central que se revela al final del filme. La primera sigue a Eva, a su marido Franklin (John C. Reilly) y a su hijo Kevin (Ezra Miller) desde el nacimiento de Kevin hasta que es estudiante de instituto. La segunda muestra la vida de Eva también, pero una nueva vida en la que vive sola en una pequeña casa de un barrio bastante pobre. Su casa tiene brochazos de pintura roja por las paredes (en referencia al festival de la Tomatina). No sabremos el sentido de nada a hasta el final, la directora crea una narrativa ambigua hecha a propósito.

 Sin duda, la actuación es el punto fuerte de la película, especialmente cuando se llega a entender la naturaleza y la situación de los personajes. Tilda Swinton da un rendimiento impresionante y es más que probable que se lleve muchos más premios importantes. Se mete tanto en su papel que aunque el espectador no esté muy convencido por la historia, Swinton fácilmente le convencerá. Los papeles secundarios también están muy bien conseguidos. John C. Reilly escapa sorprendentemente de sus típicos roles en comedias y no tiene ningún problema para la progresión dramática. Ezra Miller no había aparecido en el panorama cinematográfico desde hace algún tiempo, pero se le ha visto muy mejorado y experimentado en esta película,  con un papel tan escalofriante que seguramente no se le olvide fácilmente.

Cabe destacar también el fantástico trabajo cinematográfico aunque destacaremos puntos positivos y negativos. Por un lado, fija el tono y la atmósfera de la película con mucha precisión. Los colores son sombríos, a menudo se desvanecen. Planos estáticos  dejan espacio para secuencias a cámara en mano, lo cual ayuda a que el uso limitado de los planos más movidos sean mucho más efectivos. El lado negativo es que a menudo el ambiente se siente tan triste y descolorido que alcanza la dimensión de aburrido por un rato. Incluso puede provocar que la audiencia se distraiga y pierda su atención por la historia.

Sin considerar estos pequeños aspectos, We Need To Talk About Kevin es una piedra preciosa y se la puede considerar como la mejor película del año. Fantástica la actuación, la dirección y una historia que mantiene al espectador pegado a la pantalla en todo momento, tiene la fórmula perfecta para el éxito de las críticas. Nos quitamos el sombrero con Lynne Ramsay.

Por Kasper Stegeman

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s