Cuando el miedo se puede respirar

Espíritus. Objetos que se mueven. Visiones y misterios sin resolver. Tensión. Angustia y desesperación. Son palabras que describen lo que refleja la propuesta teatral de Factoría de Terror, que acerca este género al público madrileño dándole la oportunidad de sentirlo a escasos centímetros de su asiento.

El terror no es una temática recurrente a la hora de ofrecer una obra teatral. Las dificultades técnicas y lo complicado de crear un ambiente propicio hace que apenas encontremos oferta de títulos de este género. Factoría de Terror es, a día de hoy, la única compañía que apuesta por el género del terror ofreciendo dos micropiezas teatrales de 25 minutos de duración en las que recrea dos historias muy diferentes con bastante solvencia.

El escenario de La Escalera de Jacob (C/ Lavapiés, 11) es un marco propicio para representar las obras: una especie de cueva que envuelve al espectador en un halo misterioso y que hace creíble la representación, sobre todo en los momentos cuando la sala queda completamente a oscuras.

La parte interpretativa corre únicamente a cargo de Alejandro de la Vela y Zida Marín, dos actores que se desviven cada minuto que pasa dando buena muestra de calidad, con el dramatismo justo para representar un texto verosímil y que no cuenta con las facilidades técnicas que aporta el cine. Viéndolos a tan poca distancia parece que es la primera y la última representación que van a hacer, porque cuesta imaginar que puedan entregarse tanto en futuras funciones.

Alejandro de la Vela y Zida Marín interpretan dos conseguidos relatos de terror / Foto: Factoría del Terror

Alejandro de la Vela, cuya presencia en escena e interpretación son dignas de mención, lleva el peso de ‘Año de llantos‘, primera obra que se interpreta cuando el espectador no sabe todavía muy bien lo que se va a encontrar. En ella se narra la historia de una pareja que ha perdido a su único hijo y que se empeña por empezar de cero, siempre que los vestigios del pasado lo permitan. Pero ‘Año de cicatrices‘ es quizá la función más conseguida de las dos. En ella, Zida Marín interpreta de manera notable el perfil de una persona obsesiva-compulsiva capaz de retener al hombre de sus sueños a cualquier precio, incluso el de vivir en una falsa realidad aparentando ser la protagonista de un cuento de hadas.

Lo mejor es que no se trata de una historia en la que aparecen disfraces imposibles ni monstruos imaginarios que se dedican a dar sustos al público. Es terror del clásico y miedo psicológico a buen precio para ver en escena un buen trabajo capaz de presentar una alternativa interesante al cartel teatral madrileño.

Cerca del miedo se representará hoy, el domingo 25, los dos próximos miércoles de diciembre y todos los domingos de enero en La Escalera de Jacob. Entradas en atrapalo.com.

Por Vicente Rodrigo.

Anuncios

One Comment on “Cuando el miedo se puede respirar”

  1. […] información: aquí tenéis disponible la reseña de las […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s