Chicago, todo un clásico

‘Chicago, el musical de Broadway’ cuenta la historia de Roxie Hart y Velma Kelly, dos mujeres ambiciosas encerradas en prisión por crímenes pasionales, que luchan por ganarse el favor de Billy Flynn, un famoso abogado que utiliza a la prensa sensacionalista para conseguir la libertad de sus clientes.

El mítico espectáculo inspirado en la América de los años 20 regresó a Madrid por tres únicos meses que han dado mucho de sí, aunque la compañía haya precipitado su número final al próximo domingo día 15. El encanto de la obra reside en la aparente atemporalidad de los temas: la creciente desconfianza en la justicia, sentimientos de venganza y deseo donde los amores incondicionales escasean. Una comedia frívola y sensual para un argumento sobre la doblez de la decadente justicia norteamericana y los abusos del mundo del espectáculo que llamaron la atención de la escritora de la historia original, Maurine Dallas Watkins.

Chicago tiene todo lo que podrían desear los amantes del vodevil: crítica, mordacidad, música, equívocos, picardía e ironía. Un espectáculo basado en coreografías sugerentes, una orquesta presencial, una escenografía casi imperceptible y donde la fuerza reside en la interpretación, la música, el baile y, ante todo, la indudablemente cruel historia.

Imprescindible tanto para aquellos que no la conozcan como para los que pudieron verla en su estreno en el Teatro Coliseum de Madrid (2009). Puede ser la oportunidad de ver un elenco diferente que aporta un aire distinto a los diferentes personajes. Por desgracia, en esta ocasión, no hemos podido disfrutar de la actuación de María Blanco y la gran crítica que la avala. La interpretación deja cierto sabor agridulce ya que se echa de menos la mezquindad y malicia en algunos personajes que aparecen ligeramente suavizados. También se espera algo más de Mr. Cellophane, uno de los números más entrañables del musical, a pesar de que durante el resto de la puesta en escena el personaje de Amos es tan patético, invisible y dulce como se espera que sea. Pese a ello, esta producción no desmerece en ningún momento a la original.

Manuel Bandera interpretando "Todo lo que importa es el amor / Fotos: Lara Padilla

Aunque ha pasado fugazmente por Madrid, estamos seguros de que tarde o temprano podremos disfrutar de nuevo de esta producción que va a cumplir 16 años en cartel y que se ha convertido en una de las joyas de los teatros musicales.

Chicago se representará en el Teatro Nuevo Alcalá hasta el próximo domingo día 15 de enero.

Por Lara Padilla.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s